El hule espuma es un elemento indispensable en todo tipo de proyecto de tapicería y protección, ya que brinda comodidad, duración, firmeza y el acabado perfecto para tus muebles.

Este material está fabricado por burbujas debido a la reacción de dos compuestos: isocianato y poliol, los cuales producen la liberación de gases y dióxido de carbono.

Hay una gran variedad de modelos, densidades y resistencia, todo dependerá del proyecto y calidad. Y se pueden utilizar en distintos sectores, como:

  • · Construcción
· Empaques y protección
· Calzado
· Textil
· Tapicería y muebles
· Colchones
  • · Deporte

¿Qué aspectos debes verificar?


Densidad

Es el peso por unidad de volumen de la espuma, lo ideal es utilizar densidades altas para colchones, asientos y proyectos de tapicería.


Dureza

La firmeza es independiente de la densidad del hule espuma.  


Resistencia a la tensión

Capacidad para resistir la tensión, se usa como medida de control de la calidad.


Fuerza de desgarre

Capacidad para resistir el desgarre o soporte a jalones, tirones, entre otros.


Elasticidad

Elasticidad o capacidad de resorteo del hule espuma.


Fatiga

Mide la pérdida del soporte de carga.


Permeabilidad

Mide la porosidad del material, un hule espuma de alta calidad debe contar con  poros completamente permeables, abiertos y flexibles.